Cinco días (26/11/2020)
El distanciamiento social hunde el mercado de antibióticos

 

 

 

La pandemia de Covid-19 nos lleva a vivir en pequeñas burbujas, lo que está teniendo consecuencias en menores contagios de enfermedades. Ese efecto también repercute en el mercado farmacéutico. El distanciamiento social y el uso de mascarillas han provocado un menor número de infecciones asociadas a la época invernal, por lo que antigripales, antitusígenos y antibióticos han sufrido un fuerte recorte en ventas.

Recientemente, el laboratorio cotizado Reig Jofre reconocía que la reducción de la demanda de antibióticos orales impactaría en sus resultados de 2020. Reig Jofre es uno de los principales actores en este segmento, que según la consultora Health Market Research (HMR) se ha dejado en conjunto un 17,6% de las ventas hasta octubre de forma interanual. La facturación se quedó en 99,8 mil

Esta consultora indica que hay dos motivos para el recorte en el mercado de antibióticos: “La reducción de actividad médica que hemos visto durante estos meses de la pandemia, en procedimientos quirúrgicos u otros, y por la reducción de exposición a infecciones bacterianas sobre todo aquellas trasmitidas por gotas, la boca y la nariz, debido al uso de mascarillas y por la distancia física y social”. En ese mercado de antibióticos, en facturación lidera el mercado GSK (22,9 millones de euros interanual), seguido de Cinfa (18,8 millones), Normon (18,4 millones), Pfizer (6,7 millones) y Sandoz (6,5 millones). En este caso y en el de Mylan, las caídas de ventas alcanzan casi el 30%. Desde HMR indican que los laboratorios más afectados son los que más comercializan en el canal de farmacias frente al hospitalario. Y es que, hasta julio, el consumo de antibióticos registró una bajada del 21% en atención primaria y del 5% en hospitales, según los datos del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN). “La disminución de la actividad en atención primaria debido al confinamiento ha impactado sin duda en el consumo de antibióticos.

El confinamiento también ha favorecido que no se produzca transmisión comunitaria de infecciones respiratorias comunes”, confirman fuentes del Ministerio de Sanidad. A su vez, en el departamento de Salvador Illa recuerdan que, en la primera ola de la pandemia, se registró un aumento muy marcado del uso de antibióticos en los hospitales, con una subida de hasta el 40%, y sin embargo, una caída del consumo del 40% en farmacias. Fuentes del ministerio reconocen que el incremento del uso de antibióticos en hospitales en marzo se debió a la incertidumbre sobre las consecuencias de las infecciones por Covid-19, pero creen que en la segunda ola su uso se reducirá al haber avanzado en el conocimiento sobre la patología.

El distanciamiento social y el uso de la mascarilla también ha tenido efectos en otros mercados. El de antigripales cae un 22,1%, hasta 90,1 millones; en expectorantes un 20,7%, hasta los 47,6 millones; en antitusígenos un 26,2% (33,1 millones), y en alivio de la tos seca un 23,1% (29,2 millones), según HMR. Esta consultora indica que los productos para resfriado, gripe, y tos han caído un 60% a mediados de noviembre.

 

1 de 44 flecha_der.jpg

 

Cooperativa d'Apotecaris
La distribuciíon farmacéutica
al servicio de las Islas Baleares
75 Aniversario


75 aniversario